Traductores, Varios

Entrevista: ¿Qué implica ser intérprete?

Los intérpretes y los traductores tienen profesiones bastante parecidas. Ambas implican transmitir en un idioma algo que se dijo originalmente en otro.

Para ser un traductor profesional es necesario contar con determinadas habilidades. Pero ser intérprete exige más que tener profundos conocimientos lingüísticos y culturales. Para conocer mejor de qué se trata esta profesión, entrevisté a Natalia Guerra, traductora pública de inglés e intérprete de conferencias, egresada de la Universidad de Buenos Aires.

¿En qué consiste el trabajo del intérprete y cómo se diferencia de la traducción?

El trabajo del intérprete consiste en captar el mensaje del orador, muchas veces simplificando el contenido dado que el tiempo es un factor importante, mientras que en la traducción el profesional tiene espacio para explayarse y reproducir el contenido completo. En la interpretación hay elementos que no existen en la traducción: se emplean la entonación, la presencia escénica (salvo que sea una interpretación telefónica), los gestos, las pausas, la pronunciación, entre muchos otros. Estos detalles llegan a ser tan importantes como la traducción oral en sí misma. Como dije antes, el desafío es el tiempo, y eso se domina con la práctica. Siempre se dice que la interpretación es perfectible, mientras que la traducción tiene por objetivo ser perfecta. En la mayoría de los casos, el profesional está cerca del cliente y se genera un contacto mucho más directo que con la traducción.

¿Qué tipos de interpretación existen?

Los tipos de interpretación más utilizados son los siguientes:

Interpretación consecutiva: El orador habla, se detiene, y luego habla el intérprete, generalmente a través de un micrófono y dirigiéndose a la audiencia.

Interpretación simultánea: El orador habla a ritmo normal y no se preocupa por ser interpretado, ya que el servicio llega a la audiencia a través de receptores (auriculares) desde una cabina ubicada en la sala, donde se ubica el profesional.

Interpretación susurrada: El intérprete se coloca muy cerca del cliente y le interpreta lo que dicen otras personas a su alrededor de forma susurrada. Si el cliente desea transmitir algo, puede comunicarlo en voz baja (o voz alta) al intérprete y el profesional podrá reproducir su mensaje a viva voz a los destinatarios. Es una combinación de interpretación simultánea y consecutiva.

¿Qué habilidades específicas se necesitan para ser intérprete? ¿Qué desafíos se presentan?

Para ser intérprete, se requiere de una capacitación específica, especialmente si se trata de una interpretación simultánea. Se debe practicar mucho el manejo de la voz, la respiración, la concentración, la toma de notas y el manejo del tiempo. El profesional debe estar dispuesto a exponerse ante el público, ser muy flexible y aceptar que se pueden cometer errores más a menudo que en una traducción, donde se dispone de más tiempo para investigar y estructurar las oraciones. Si bien el título de traductor público habilita al profesional para realizar interpretaciones, la capacitación en esta materia es de suma importancia para brindar un servicio de calidad y evitar malos momentos. Otro aspecto es conocer la terminología: el intérprete debe empaparse de todo el material disponible para sentirse cómodo con el tema que se va a tratar. Los oradores probablemente ya manejen todos los asuntos de antemano, y el profesional debe estar a la misma altura de especialización.

¿Dónde trabaja un intérprete, para quién y cómo?

El contexto de trabajo es muy variado, ya que el intérprete puede estar presente en actos dentro de dependencias gubernamentales, tribunales, reuniones de negocios, eventos sociales, seminarios y congresos, por citar algunos ejemplos. Sucede también que, en el caso del idioma inglés, el cliente tal vez no necesite al intérprete porque no comprende nada del idioma, sino que lo necesita como “apoyo”, es decir, para asegurarse de que entendió todo lo sucedido en una reunión. Esto tiene que ver con lo que mencioné antes de la flexibilidad. El intérprete debe adaptarse a las necesidades del cliente, y cada trabajo tiene sus particularidades específicas.

Tanto la traducción como la interpretación requieren conocer bien las sutilezas de cada idioma, la cultura que está asociada a ellos y el área temática que se trata, entre otros aspectos. Pero la interpretación implica también una instantaneidad que, personalmente, siempre he admirado. Es bueno recordarlo cuando vemos los Óscar, conferencias de prensa, o en otras situaciones más cercanas, como las que ya se mencionaron.

Gracias Natalia por contarnos un poco más sobre el trabajo de los intérpretes. Para saber más de Natalia, podés visitar www.estudionsg.com o su perfil en LinkedIn.

¿Qué te parece? Dejá tu opinión, consulta o sugerencia en los comentarios. Si te pareció interesante, hacé clic en “Me gusta” y compartilo con tus amigos.

Hacé clic acá si querés saber cómo puedo ayudarte a obtener soluciones lingüísticas.

Créditos de las imágenes:

Pianista. Imagen de Free-Photos en Pixabay.

Acróbatas. Imagen de David Mark en Pixabay.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s