Traductores

Los traductores no son… diccionarios

¿Diccionarios? ¡Si los diccionarios son objetos!

Lo sé, pero así nos sentimos a veces los traductores cuando de la nada alguien nos pregunta qué quiere decir esa palabra en inglés que vieron en una remera, un negocio, un programa de televisión, etc. (en realidad, la palabra puede estar en francés, italiano, alemán… y puede que nosotros no tengamos conocimientos de ese idioma).

Claro, el problema no es la pregunta en sí. Yo siempre les digo a mis amigos y familiares que prefiero que me pregunten algo a mí, antes de que lo busquen en el traductor de Google. La cuestión surge cuando uno no conoce la palabra, o quizás no pueda determinar de inmediato el significado en ese contexto. Y entonces viene el: “¡Cómo no vas a saber!”.

Y no, no sé. Es imposible saber el significado de todas las palabras y todas las scared-2175161_1920posibles aplicaciones que se le pueden dar en el uso diario. Eso es algo que sucede también en nuestra lengua materna: no todos conocemos el amplio vocabulario de nuestra lengua. Además, una palabra puede tener muchísimos significados dependiendo del contexto en el que se encuentre. Un ejemplo muy común del inglés es la palabra get, que al buscar en el diccionario me hace sentir que estoy buscando López en el directorio telefónico. Otro caso es el de match, que puede significar unir, coincidencia, combinación, pero también partido y fósforo.

Los amantes de los idiomas (y con esto incluyo a traductores, intérpretes, quizás estudiantes de idiomas y, por qué no, escritores) nos interesamos constantemente en aprender nuevas palabras, ya sea en el idioma propio o en otros (idiomas extranjeros o lenguas nativas). Por lo general, el desafío de tener ante nuestros ojos una palabra desconocida nos inspira y tratamos de deducir su significado para después corroborarlo y añadirlo a nuestro vocabulario de ese idioma. Pero eso no quiere decir que lo sepamos todo (y sí, es así: no sabemos todo). Los diccionarios son nuestros aliados al momento de trabajar, pero eso no quiere decir que nos mimeticemos con ellos. Hay que corregir ese mito, que se representa en el excelente humor de Les Luthiers en “Las noches de París”:

Ernesto Acher: ¿En qué habla el francés este?
Jorge Maronna: En francés.
Carlos Núñez Cortés: ¿Francés?
Daniel Rabinovich: Oui, monsieur.
Carlos Núñez Cortés: Jorge habla francés.
Jorge Maronna: Sí, pero muy poco.
Carlos Núñez Cortés: Fue a la Alianza.
Jorge Maronna: Sí, pero un día solamente.

 

¿Qué te parece? Dejá tu opinión, consulta o sugerencia en los comentarios. Si te pareció interesante, hacé clic en “Me gusta” y compartilo con tus amigos.

Hacé clic acá para obtener más información sobre cómo puedo ayudarte a obtener soluciones lingüísticas.

3 thoughts on “Los traductores no son… diccionarios”

  1. ¡Qué bueno que está el video!

    Ah… y el artículo también. Jajaja.

    Está buenísimo, y quedó claro que podemos preguntar pero tenemos prohibido quejarnos si no sabés la palabra jajaja.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s